Siempre pienso lo afortunada que soy por haber tenido la suerte de tener una estupenda hermana, con la que tan solo me llevo dos años y con la que he podido compartir todo: alegrías, enfados, tristezas, peleas, tirones de pelos…pero sobre todo, una hermana con la que siempre he podido contar para cualquier cosa.

Pero hoy en día, cada vez es más habitual, encontrarnos con familias de hijos únicos, bien porque la maternidad se retrasa demasiado, por  falta de tiempo, por problemas económicos o laborales, o simplemente por decisión personal.

Pues si, yo estoy dentro de ese grupo de familias, mi hija es hija única, por lo que no puede compartir juegos,  peleas, risas… con un hermano. Esto conlleva que reclame mi atención constante, sobre todo a la hora de jugar y claro está,  no siempre tengo toda la disponibilidad que me gustaría para atender sus demandas o simplemente,  es posible que haya perdido esa ilusión por jugar que tenía hace algunos años.

Es por eso, que para intentar pasar el máximo tiempo posible jugando con nuestros hijos, es importante encontrar alguna actividad que compartir con ellos que también nos divierta a nosotros, ya que si no,  es probable, que acabemos aburridos, y que dejemos de jugar demasiado pronto con ellos.

La actividad preferida de mi hija es bailar, mejor dicho “Actuar”, y si por ella fuera, podría pasarme horas sentada viendo cómo se va inventando bailes y más bailes, espectaculos y presentaciones  y  para ser totalmente sincera,  me encanta mirarla y me divierte…pero los primeros 10-15 minutos, después de una hora, de dos…piensas: “Cuando vas a aprender a jugar sola”

Para evitar cansarme acabo bailando y participando en los espectáculos con ella, es decir, acabo haciendo un poco el tonto, sacando mi parte más infantil, y esto consigue que compartamos unas risas juntas, y a mí me sirve no solo para hacer algo de ejercicio, sino para descargar tensiones, y volverme a sentir un poco “niña”.

Otro truco, es intentar mostrarle a los niños algunos de vuestros hobbies, claro está,  siempre que éstos se adecuen a su edad; podéis tener la suerte de que a ellos también les entusiasmen y podréis pasar horas y horas compartiendo tiempo juntos y pasándolo bien.

Si desde que eras pequeña te han gustado, por ejemplo, las casas de muñecas, y siempre has querido tener una, a lo mejor es el momento de cumplir tu sueño y compartir tu afición con tu hija, eso sí,  hay muchas probabilidades de que acabes jugando sola con ella, y sea tu hija la que se aburra y se vaya.

En mi caso, esto me ocurre con la plastilina. Desde muy pequeña me ha encantado moldear, y era uno de mis hobbies preferidos, hasta bien mayorcita, pero al crecer lo abandoné. Y cuando mi hija empezó a tener una edad adecuada, empecé a comprarle todo tipo de plastilinas, pastas de modelar…intentando mostrarle lo divertido que era…pero para mí desgracia, todavía no lo he conseguido, y digo “todavía”, porque con lo que me divierte, creo que seguiré intentándolo, aunque siempre acabe jugando sola.

Mostrar vuestros hobbies a vuestros hijos es una bonita manera de abrirles la mente a nuevas actividades y de divertiros juntos.

2 comments

  1. carmen 15 agosto, 2016 at 02:49 Responder

    Para mi es psicologicamente una tortura que mi hija de 5 años no juegue sola y pase el dia mama juega conmigooo y si no juego llora…la veo deprimida…incluso me echa en cara no tener hermanos…quiere q la lleve a casa de otros niños e incluso dice q quiere otra familia….
    Estoy muy agobiada y me causa esto muchisima ansiedad y ganas de llorar

    • Patricia Puente 25 noviembre, 2016 at 17:32 Responder

      Hola Carmen,

      A veces simplemente es que no saben cómo jugar solos y hay que ir enseñándoles. Te aconsejo que empieces poco a poco, iniciando una actividad con ella, que te guste a ti también. Por ejemplo, si jugáis a las muñecas, empieza dirigiendo tú el juego, imagina cómo jugabas cuando eras pequeña y empieza a comportarte un ratito como una niña más para que ella vaya imitando como se juega. De vez en cuando le encomiendas alguna actividad del juego, por ejemplo: “ve vistiendo a la muñeca que se tiene que ir de compras, que ahora mismo vengo”. Y sales de la habitación unos minutos. Cuando te llame le dices que ya vas, pero intenta ir alargando cada día un rato más el tiempo que la dejas jugando sola…poco a poco se dará cuenta de que jugar sola también es posible. De todas maneras, a medida que vaya creciendo un poco esto se irá resolviendo por si solo.
      Respecto al hecho de que te diga que quiere otra familia o que te echa en cara que no tiene hermanos, te puedo asegurar que es algo totalmente común así que no dejes que te afecte. Ten en cuenta que solo tiene 5 años y te garantizo que no lo dice en serio!
      Ante esto, simplemente habla con ella de forma racional, explicale el por qué no puede tener hermanos y poco a poco lo irá aceptando.
      Ya nos contarás que tal ha ido la misión de “aprende a jugar sola”.
      Un abrazo muy fuerte!

Leave a reply

Current ye@r *